lunes, 11 de junio de 2007

El verano se acaba. Una pareja vuelve de vacaciones creyendo que ha recuperado la armonía perdida; una mujer, como las miles que oscilan entre sus deseos de sentirse amadas y el afán de consolidarse profesionalmente hace confidencias a una amiga; dos hijos se debaten en los avatares de la adolescencia; una editorial cambia de dueño...
En esta novela, poblada de personajes en los que muchos lectores podrán reconocerse, María Tena cuenta una historia de amor y desamor. La originalidad de Tenemos que vernos es su tono cercano y ágil, teñido de nostalgia y recuerdos.
La amistad, el trabajo, las relaciones familiares, la pareja, el amor, la culpa, el paso del tiempo fluyen por el libro como agua de un río, siempre dentro del cauce, sin salpicaduras y sin estridencias, atrapando con fuerza al lector para llevarlo sin vacilaciones hacia un sorprendente final.